ACCESO DE USUARIOS REGISTRADOS

Si ya es un usuario registrado, introduzca por favor su nombre de usuario y contraseña. A contiuación podrá acceder a las secciones sólo accesibles a miembros

ACCESO DE USUARIOS

 /  RECORDAR CONTRASEÑA

Te espero en Forinvest el jueves 8 de marzo

Captura de pantalla 2018-03-05 a las 21.31.26

Captura de pantalla 2018-03-05 a las 21.31.06

 

Curso Análisis Técnico ON LINE acreditado por la Universidad Rey Juan Carlos (20 horas lectivas)

Captura de pantalla 2017-05-12 a las 9.10.02

 

 

En este curso podrás aprender las claves del Análisis Técnico, aprendiendo a leer el mercado mediante el estudio de los gráficos. A través del  mismo podrás adquirir los conocimientos necesarios para poder hacer un estudio detallado de cualquier activo negociable en los mercados financieros.

Enfocado para aquellos que se quieran adentrar en el estudio del Análisis Técnico y no cuenten con los conocimientos necesarios o bien tengan nociones básicas, el presente curso les ayudará a adquirir desde las nociones más básicas hasta conceptos avanzados de todos los campos con mayor aceptación entre el Análisis Técnico.

Desde inversores particulares hasta traders profesionales, pasando por asesores de inversión o cualquier trabajador relacionado con la intermediación financiera, todos deberán conocer, para el correcto desempeño de sus funciones, el campo del Análisis Técnico, cuyo auge ha sido exponencial en los últimos años.

Puedes ver la información AQUÍ

 

Captura de pantalla 2017-05-12 a las 9.12.05

Jugando con las cartas…

Jugando con las cartas marcadas.

Al comenzar el mes de mayo despertamos con la sorpresa de que un estudio del Banco Central Europeo alertaba de la probable (no solo posible) filtración de siete indicadores económicos de referencia en Estados Unidos. Al momento de escribir esto ningún organismo oficial se ha pronunciado.

La explicación que da el estudio es que el movimiento de los futuros del SP500 y del bono a 10 años presentan una “negociación informada sustancial” antes de la publicación de 7 de los 21 principales indicadores económicos. El período de estudio lo hicieron desde enero del 2008 hasta marzo 2014, estimando los autores que los beneficios asociados a estas operaciones han podido ascender a 20 millones de dólares al año. Para más detalle puedes ver directamente el estudio en cuestión*, en el que se recoge la forma en la que se liberan los datos.

Si es cierto que otros estudios realizados sobre la materia no han llegado a mostrar una evidencia clara de tal filtración, pero no deja de ser un hecho interesante y por supuesto nada sorprendente, dado el sector en el que vivimos. Un mercado hecho para que aquellos que quieren cruzar sus órdenes se encuentren, pero muy a menudo este “encuentro” no se produce de igual a igual.

El problema, que siempre se ha dado, es que si dos que hacen un trato no están en igualdad de condiciones no estamos ante un verdadero “negocio” para los  dos contratantes. Lo que resulta es en un maltrecho traje para el más desfavorecido, aprovechándose de la condición de superior la parte con más poder de las dos y actuando sólo para su propio beneficio.

Un ejemplo, que todos entendemos, es en el campo de las relaciones laborales. El derecho laboral precisamente lo que trata es de proteger al menos favorecido, extremando las medidas a favor del trabajador contra el siempre amenazador abuso de aquel que tiene más poder, esto es, la empresa que contrata.

Esta protección, por ejemplo, se atenúa en el campo mercantil donde los que contratan en teoría son dos iguales, y el posible abuso en este caso no es tan fácil de ver, teniendo que regular únicamente la relación de las dos partes las leyes que por el buen hacer son fundamentales en su cumplimiento, pero sin el extra que daba la protección del derecho laboral.

El nivel más bajo de protección hacia el más débil lo tenemos precisamente aquí, en el mercado. Donde el abuso no solo se admite sino que se espera, dándolo por hecho cualquier persona con unos mínimos conocimientos en el funcionamiento del mercado. ¿Hasta cuándo? creo que por siempre, sino dejaría de tener razón de ser, para los que producen el abuso y por tanto dejaría de ser tan rentable. Aquí es donde entramos con las bondades del mercado.

¿Qué esperábamos? ¿algo diferente? Como siempre, espero tus comentarios.

* http://www.ecb.europa.eu/pub/pdf/scpwps/ecbwp1901.en.pdf?ca0947cb7c6358aed9180ca2976160bf

¿En qué te pareces a una cuchara?

¿En qué te pareces a una cuchara?

Alguna vez escuchamos a pensadores o filósofos hablar sobre el concepto de perfección. Aristóteles ni mucho menos fue el primero en intentar definir y este concepto, ya en su Metafísica, cuyo nombre se debe de algo menos “metafísico” (que fue el nombre que Andrógino de Rodas le puso a esta obra de Aristóteles por el orden en el que la clasificó, ya que “estaba en el estante después de la física”) se ve que hombre le daba vueltas a esta idea. En sus apuntes decía que algo perfecto contiene en sí todo. Esto podría ser en algún caso pero es obvio que una cuchara también tiene la esperanza de ser perfecta, pobre, y obviamente con ella no puedes cortar un jugoso bistec. Por lo que se ve esta definición demasiado exigente con aquellos que aspiran a la perfección. No obstante, también hablaba de que algo es perfecto cuando no es superado en un genero en particular. Ahí si parece que podamos llegar a conseguir una cuchara perfecta, aunque nos podríamos meter en debates profundos ya que podríamos extender hasta la máxima o mínima expresión el término de cuchara perfecta en función de lo que queramos recoger con ella. En fin, debates.

Simplificando. Algo podríamos decir que es perfecto cuando cumple perfectamente con su cometido para el que ha sido creado. Una cuchara no ha sido creada para cortar. Tendrá que dedicarse a sus menesteres. Y ¿un hombre ha sido creado con la capacidad de tomar buenas decisiones de inversión? En los últimos tiempos con el avance de multitud de estudios sobre economía conductual, parece que ya poca gente tiene duda de esto. ¿seremos cucharas intentado cortar jugosos bistecs? Quien, sabe. Lo que está claro es que somos muy malos decidiendo cuando se cruza un billete en la ecuación. Muy malos. Parece que no hemos sido creados con la capacidad de hacer trading.

Una de las pruebas que nos hacen afirmar esto, que lamentablemente somos cucharas sin filo, es el hecho de precipitarnos a cortar las ganancias mientras que las pérdidas… las pérdidas si que suelen dejarse correr. Lo que se ha llegado a llamar como “el efecto de la disposición”. Esto fue precisamente lo que encontraron Shefrin y Statman (1985) al analizar datos que incluían la información sobre cuentas privadas en el periodo de 1961-1981. Vieron como los inversores tienden a vender demasiado pronto y aguantar las pérdidas.

En 1998 Odean estudió más de 10.000 cuentas. ¿Qué encontró? Que los inversores, entre otros datos, tendían a mantener una acción perdedora 124 días de promedio frente a los 104 días que de media se mantenía una acción rentable. Parece que una acción rentable quema en las manos y hay que soltarla antes.

Conclusión: No somos perfectos y no estamos hechos para hacer trading, por tanto no podemos evitar tomar una y otra vez malas decisiones. ¿solución? ¿podemos ponernos reglas por adelantado que tomen las decisiones por nosotros en vez de improvisar un plan? Parece que no hay otra forma. Mientras tanto, seguro que en este número de Hispatrading, que tienes delante, puedes obtener muy buenas ideas sobre cómo mejorar o crear tus propias reglas.

De las predicciones o dando un paseo con un mono aleatorio. Carta del editor Hispatrading nº23.

De las predicciones o dando un paseo con un mono aleatorio

Por todos es conocida la idea del paseo aleatorio, la cual defiende la idea de que el movimiento del mercado más bien que predecible es impredecible, o como acuñó el economista Burton Gordon Malkiel aleatorio, esto es, un loco que sale por la mañana de casa y no recorre dos días el mismo camino. Por años, esta teoría ha sido la que ha copado las instituciones y la mayor parte del sector académico. De hecho se aceptó como un dogma de fe, de tal forma que todo aquello que fuera en contra de esta idea o incluso demostrara con datos empíricos y constatables, la idea de que podemos encontrar ciertos patrones que se repiten en el tiempo, haciendo de el mercado (aunque solo sea puntualmente) algo más predecible, eran vistos como simples casualidades que no merecían ser mencionados más allá de meras anécdotas.

Después de la publicación en 1973 de su obra “Un paseo aleatorio por Wall street” el periódico The Wall Street Journal decidió aplicar la idea que Burton Gordon lanzaba en su libro, por la cual defendía la idea de que una cartera elegida al azar no debería tener menor rentabilidad que una elegida por supuestos expertos. De ahí, se hizo el experimento de comparar una cartera elegida al azar, la cartera del mono (como si un mono con los ojos vendados tirara dardos para elegir una serie de acciones) contra una serie de fondos. ¿Resultado? A pesar de que inicialmente la cartera seleccionada por el “mono” batió al 85% de los fondos en los 14 años que duró el experimento los analistas profesionales pudieron ganar la partida, eso sí, por la mínima. ¿Lección? Los expertos parece que no tienen el don de ver el futuro.

Es por esto que la teoría de los mercados eficientes defiende la idea de que los precios lo descuentan todo, y es imposible poder sacar una ventaja sobre cualquier información presente. Teoría de los mercados eficientes con el mono a la cabeza: 1, aquellos que pensaban que el mercado es predecible: 0.

Un premio Nobel que se sumó a la irrelevancia de las recomendaciones de los expertos, y no precisamente un adepto de la teoría de los mercados eficientes,  fue Kahneman conocido por integrar en la economía aspectos de la psicología, remarcando la importancia que tienen los aspectos y sesgos psicológicos en los procesos de toma de decisión en el campo de las inversiones (pudiendo de esta forma reconocer ciertos patrones que se pueden repetir en el tiempo, esto es, algo que la teoría de los mercados eficientes negaba). Conocido es, por ejemplo, la teoría de la aversión a la pérdida en la que se comprobó como un individuo prefiere no perder 100 euros antes que ganar 100 euros, lo cual representa una asimetría en la toma de decisiones.

¿Qué aportó Kahneman  a la teoría de la “cartera del mono”? Después de estudiar las recomendaciones de 25 analistas durante 8 años, vio que no aportaban ningún valor añadido y no eran capaces de justificar con sus recomendaciones su supuesto conocimiento.

¿Conclusión? Podemos sacar varias. Cuidado con las recomendaciones de los llamados expertos. Ya hemos hablado de esto en otras ocasiones. Y en segundo lugar ¿merece la pena intentar adivinar la dirección del mercado? ¿No será mejor intentar reaccionar según se mueva este? Motivo por el cual si escuchamos que alguien plantea menos de dos escenarios para un determinado activo, acuérdate del mono. Probablemente tenga una mejor opinión. Ahora bien, ¿es posible ser rentable sin saber la dirección del mercado? ¿Es posible detectar una ineficiencia que nos haga poder aprovechar algunos movimientos del mercado? Amigo, te animo a que busques tu mismo la respuesta en este número de Hispatrading Magazine.

Presentación video-libro: En la Ola del mercado

 

 

El objetivo de En la ola del mercado es que puedas aprender técnicas de Price action que todos los días utilizamos en deluistrading club. ¿Es un libro? ¿es un curso? Si piensas en las 200 páginas de texto en formato tradicional, ya que en formato epub el texto es bastante más extenso, que tiene escrito, podríamos pensar en un libro. Sin embargo, las más de 3 horas de videos hacen que “En la ola del mercado” sea más que un    libro de trading, haciendo la experiencia de aprendizaje algo mucho más fácil que enfrentarnos a un manual escrito.

¿Qué podré encontrar?

¿Definiciones clásicas de formaciones de precio obsoletas y un diccionario de la “a” a la “z” de los indicadores técnicos “más utilizados”? Nada más lejos del objetivo de este e-book. La idea es mostrar lo que realmente funciona observando la acción del precio y tan si quiera pararnos en aquello, que aunque sea muy utilizado, no nos sirva para hacer trading de una forma inteligente.

¿Me convertiré en un operador profesional nada más leer el e-book?

A pesar de que a todos nos gusta tomar atajos, siento decepcionarte, rotundamente no. De hecho, si escucharas insinuar a alguien esto  sería un aviso para encender las alarmas. ¿Puedo convertirme en un profesional de algo leyendo un e-book por muy válido que este sea? Podrá acelerar tu curva de aprendizaje como nunca antes habrías imaginado, de hecho puede marcarte la dirección  adecuada  ahorrándote cientos de horas de búsquedas y emprender caminos cortados que al final no te lleven a ninguna parte.

¿Pero no trata el trading de saber dónde comprar y dónde vender y este libro habla de ello?

Podría pensar alguien. La teoría no es más que un 20% del total, en la parte 5 con los videos sobre psicotrading entenderás de qué estamos hablando y, por supuesto, las horas de vuelo serán imprescindibles para poder regular nuestra capacidad de tomar decisiones en entornos rápidos y de incertidumbre, ajustando el riesgo.

¿Necesito tener un nivel avanzado para poder entender el contenido?

En la ola del mercado está escrito de tal forma que puedas empezar desde 0 con el contenido del e-book. Formado por seis partes, la parte uno se centra en los elementos básicos que tendremos en cuenta, sin ser una parte meramente de teoría en la que se repase todo el catálogo y amplio abanico de conceptos sin mayor valor práctico, sino lo realmente útil en lo que nos fijaremos.

¿Quiere decir esto que es un e-book pensado para principiantes?

Ni mucho menos. La única parte en la que pararemos a repasar algunos conceptos “más sencillos” será en la primera. Aún así, es una parte fundamental en la que podrás ver lo que utilizaremos finalmente y por otra parte, entender lo que hemos decidido omitir.

Espero que disfrutes con su lectura o al ver los videos y, por supuesto, te ayude a mejorar tu forma de hacer trading.

COMPRA EN FORMATO EPUB (Dispositivos APPLE y Android) EN MODO SEGURO POR GUMROAD

COMPRAR EN FORMATO PDF 

COMPRAR EN FORMATO KINDLE EN AMAZON

¿Trader pensador o pensante? Carta del editor

¿Trader pensador o pensante?

Es imposible pensar en algo que no ha entrado antes por los sentidos. Si no lo hemos visto, olido, escuchado o sentido, para nuestra cabeza no existe. ¿Cómo será la luna para alguien que no la ve? ¿Una melodía para alguien que no la escucha? No podemos saberlo, pero seguramente en base a lo que ya conoce, por analogía, intentará describir lo que no ha pasado por sus sentidos.

Y es que el ser humano necesita experimentar aquello que quiere conocer. Esta es la única forma de que poco a poco pueda ir llegando a la comprensión más profunda que le da conocer de primera mano el objeto de estudio. Todo niño necesita jugar con su entorno para poco a poco ir contestando las preguntas que todo ser humano tiene, ante un campo en blanco en el que no tiene ningún tipo de experiencia. Y este mismo proceso no para en toda nuestra etapa de madurez y en cualquier campo del saber, el consabido método ensayo y error, está presente desde la construcción de un puzle de dos piezas hasta el descubrimiento del antídoto para una enfermedad viral. Necesitamos experimentar para poder conocer.

No obstante, el ser humano puede apoyar su conocimiento en el camino recorrido por sus predecesores, en ese campo, acelerando de esta forma su curva de aprendizaje y salvando los errores que otros cometieron antes y que dejaron registrados para el beneficio de todos. De esta forma, no tenemos que estar inventando la rueda a cada generación sino que el descubrimiento de nuestros padres sirve de base para los nuestros, pudiendo crear con mu chas “ruedas”  complicados mecanismos como los de un reloj.

Así el campo del saber está inundado de información sobre lo que hicieron o dejaron de hacer otros que antes pasaron por ahí y que nos marcan lo que toda persona entendida “debería” saber para poder considerarse un erudito en la materia. Y es cierto que si no tenemos suficientes conocimientos podríamos estar dando constantemente vueltas en círculos. Y como decíamos antes, no podemos saber nada que no haya pasado por nuestros sentidos, y los libros y conocimientos anteriores de otros nos ayudan a ganar tiempo.

Pero ¿a qué nos ha llevado esto en la mayoría de los casos? A llover sobre mojado o al plagio involutivo de ideas que no hacen más que reciclar antiguos conceptos sin poder llegar más allá por estar condicionados por lo que otros hacen.

En esta línea Schopenhauer hablaba del peligro de la lectura, diciendo que es un sustituto de pensar por sí mismo. Y es que mientras que es una gran ventaja saber los pasos que otros dieron antes que nosotros, no deja de ser un peligroso repetir lo mismo que otros pensaron, ya que como él dice, implica dejar que otros dirijan tus pensamientos.

¿Cómo nos afecta esto en el mundo del trading? La literatura sobre la materia es en la mayoría de los casos es un refrito de ideas que no hacen más que salir de nuevo a la luz,  y muchas veces sin antes haber pasado un exhaustivo “control de calidad”. No por mucho repetir una idea se convierte esta en más cierta. ¿De verdad es útil la mayoría de la información relativa al trading hoy día? ¿Por qué todos los que siguen estos mismos consejos tienen los mismos pobres, en el mejor de los casos, resultados?  Si queremos resultados diferentes no podemos actuar haciendo lo mismo que los que tienen resultados iguales.

¿Consejo? Investiga y crea por ti mismo, aunque te apoyes en las ideas de otros. Siguiendo con las palabras de Schopenhauer, “sólo nuestros propios pensamientos básicos poseen verdad y vida, puesto que son estos los que entendemos profundamente”.

Buen trading.

 www.hispatrading.com

Carta del editor: La imperfección heredada (Abril-Junio)

Somos terriblemente malos, en cuanto al proceso de toma de decisiones en el ámbito de la inversión. Terriblemente malos. Tanto es así que pobre de aquel que no someta su instinto, su mente y su razón a unas reglas predefinidas, antes incluso, de que el momento en el que tenemos que decidir si comprar o vender aparezca. Y es que somos así, ¿será cuestión de la imperfección heredada? ¿Estaremos hechos así adrede? El hecho es el hecho, ni en los miles de años en los que hemos formado una “cultura financiera” hemos sido capaces de conseguir pulir las “taras” con las que todos tenemos que lidiar cada día.

Y es que al igual que la selección artificial puede conseguir grandes cosas en poco tiempo, por ejemplo la gran mayoría de razas de perros que conocemos han surgido en el siglo XX a raíz de la intervención del hombre, parece que en cuanto a personas que tomen decisiones de inversión acertadas esto no se ha conseguido. De hecho, tal es la excepción a la regla que hace de estos unos seres más raros que auténticos perros verdes.  Por cierto, pendientes de creación. Deberes para aquellos que se dediquen a la cría de perros.

Lejos quedó la teoría del mercado eficiente en la que, según esta, todos los participantes estudiaban con detenimiento cada elemento que podría influir en su inversión y poco a poco la economía conductual ha ido explicando el porqué de auténticos dilemas como ¿por qué alguien pagaría por un billete de 20 euros una suma mayor? ¿Por qué mi inversión es mejor que la de mi vecino a pesar de haber sufrido una caída importante? Respuesta: Avaricia, egoísmo y miedo. Cualidades innatas de seres alejados de la perfección inmutable omnisapiente. Por la imperfección heredada ¿Qué si no?  Bueno, es una teoría.

Ya habló Kenneth Galbraight de la extrema brevedad de la memoria financiera. Y es que no hay ningún ámbito de la actividad humana en la que la historia, o la memoria, juegue un papel tan poco importante, como en el mundo de las finanzas. Ya sabemos eso de que “los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla” por lo que si vez tras vez sufrimos esa amnesia selectiva no podremos salir de ese bucle eterno, no pudiendo producir ese perro verde que sea capaz de tomar decisiones de inversión adecuadas.

¿Cuál puede ser uno de los errores que cometemos todos y los cuales nos podrían estar impidiendo aprender? Podríamos enumerar decenas, pero uno de ellos podría ser el que va detrás de  la frase “No fue culpa mía, sólo fue mala suerte” ¿nos suena? Lo que con lenguaje más técnico se ha llamado la tendencia a la autoatribución: el hábito de atribuir los buenos resultados a nuestra capacidad y los malos a cualquier factor externo sea una persona o cosa. Interesante el estudio que se llevó a cabo sobre esta tendencia por R. Lau y D. Russell en el que se analizó las explicaciones dadas por deportistas profesionales después de su actuación en un determinado evento. El 75% de las veces que se produjo una victoria los deportistas se atribuyeron el mérito, mientras que sólo el 55% hicieron esta atribución interna cuando el resultado que tuvieron en ese evento fue negativo. Esto es, vivimos de las excusas.

¿Podría pasarnos esto cuando hacemos trading? Por supuesto. ¿Podremos aprender entonces de nuestros errores si no los asumimos nunca? La respuesta es obvia. No obstante, aunque obvia parece que escuchar a alguien, después de un mal resultado, asumir la responsabilidad es más raro que ver a un perro verde. Lección: queremos ser perros verdes.

Por cierto, ¿te imaginas la cantidad de errores de los que poder aprender después de estar 50 años en los mercados? Si quieres saber la respuesta, en este número, Larry Williams nos lo cuenta en exclusiva para Hispatrading.

Espero que disfrutes como cada número.

Buen trading.

 

www.hispatrading.com

Entrevista a Larry Williams

En el número de Abril-Junio de Hispatrading entrevistamos en exclusiva a Larry Williams.

Un extracto de la entrevista:

¿Cuál crees que es la actitud más peligrosa para un trader?


La confianza es un rasgo muy destructivo cuando intentamos dedicarnos al trading, porque el exceso de confianza implica hacer locuras, no seguir los principios de gestión monetaria y otros errores. Eso es lo que hace que las personas terminen con operaciones desastrosas y sin dinero.


Mi hijo, el Dr. Jason Williams, un psiquiatra entrenado en la John Hopkins, elaboró un perfil intensivo de los traders de éxito. Una de las cosas distintivas que encontró fue que ninguno de ellos, a pesar de sus miles de millones de dólares de éxito, era muy seguro de sí mismo. Creo que esconde una clara lección para todos nosotros. Pueden leer más sobre este estudio en su libro, “The Mental Edge in Trading”.

 

¿Tienes el síndrome del cometechos o comesuelos?

Cuando hablamos sobre los puntos importantes de cada trade muchas personas piensan que tan solo importa y acaba decidiendo el resultado de una operación simplemente el hecho de hacer una buena entrada. Mee. Sonaría si estuviéramos en un programa de tv mientras Arturo Valls hace la broma de turno mirando al foso de los leones. Craso error.

Tanto como creer que una silla se sostiene sobre una pata o que es lo mismo tener dos brazos que uno. Lo peor de todo es que nuestra operativa no solo estaría coja sino que al igual que en una silla con una sola pata estaríamos jugando el pellejo, financiero, tan apreciado en estos días interesantes que estamos viviendo.

¿Cojo yo? Podrá decir alguien que nos lea por primera vez. Veamos. ¿Sabes dónde entrar teniendo un sistema dado por nuestro tio SAM? Bien. Ya tienes algo que un gran porcentaje de aprieta teclas adictos al riesgo no tiene. Sigamos. ¿Sabes cuánto vas a cascar en esa operación? O en lenguaje más técnico, para los puristas. ¿Sabes qué riesgo estás asumiendo?…mmm. Creo que aquí un porcentaje elevado de los que hayan pasado a este segundo nivel ya empiezan a caer. Como diría otro programa de la caja tonta el solo el 30% de los que juegan desde casa han acertado esta pregunta. Sigamos. ¿Sabes en todo momento cual va a ser tu punto de salida o criterio que te haga determinar la huída?. Bueno, si todavía sigues vivo después de estas tres preguntas. Estamos haciendo las cosas bien.

Hoy, tanto para los que tenemos la silla coja, teniendo en cuenta solo las entradas, como para los que tenemos una silla con todas ellas. Hablemos de lo que parece que a todo el mundo le interesa. Las entradas.

 SIGUE LEYENDO EN RANKIA