A pesar de las diferencias culturales, con todo lo que ello conlleva, hemos sido capaces como especie de conservar muchos elementos comunes que cuando alguien los observa puede apreciar sin lugar a dudas como pertenecemos al mismo género, el humano.

Este hecho se ha dejado patente incluso en muchos movimientos a la hora de relacionarnos con el medio cuyo conjunto ha llegado a llamarse lenguaje no verbal.

Aun así, existen muchas diferencias . Por ejemplo, el gesto de levantar el pulgar, en lo que para nosotros es un “bien”, para los italianos es un “uno”  o un “cinco” para los japoneses…

SIGUE LEYENDO EN RANKIA