¿En qué te pareces a una cuchara?

Alguna vez escuchamos a pensadores o filósofos hablar sobre el concepto de perfección. Aristóteles ni mucho menos fue el primero en intentar definir y este concepto, ya en su Metafísica, cuyo nombre se debe de algo menos “metafísico” (que fue el nombre que Andrógino de Rodas le puso a esta obra de Aristóteles por el orden en el que la clasificó, ya que “estaba en el estante después de la física”) se ve que hombre le daba vueltas a esta idea. En sus apuntes decía que algo perfecto contiene en sí todo. Esto podría ser en algún caso pero es obvio que una cuchara también tiene la esperanza de ser perfecta, pobre, y obviamente con ella no puedes cortar un jugoso bistec. Por lo que se ve esta definición demasiado exigente con aquellos que aspiran a la perfección. No obstante, también hablaba de que algo es perfecto cuando no es superado en un genero en particular. Ahí si parece que podamos llegar a conseguir una cuchara perfecta, aunque nos podríamos meter en debates profundos ya que podríamos extender hasta la máxima o mínima expresión el término de cuchara perfecta en función de lo que queramos recoger con ella. En fin, debates.

Simplificando. Algo podríamos decir que es perfecto cuando cumple perfectamente con su cometido para el que ha sido creado. Una cuchara no ha sido creada para cortar. Tendrá que dedicarse a sus menesteres. Y ¿un hombre ha sido creado con la capacidad de tomar buenas decisiones de inversión? En los últimos tiempos con el avance de multitud de estudios sobre economía conductual, parece que ya poca gente tiene duda de esto. ¿seremos cucharas intentado cortar jugosos bistecs? Quien, sabe. Lo que está claro es que somos muy malos decidiendo cuando se cruza un billete en la ecuación. Muy malos. Parece que no hemos sido creados con la capacidad de hacer trading.

Una de las pruebas que nos hacen afirmar esto, que lamentablemente somos cucharas sin filo, es el hecho de precipitarnos a cortar las ganancias mientras que las pérdidas… las pérdidas si que suelen dejarse correr. Lo que se ha llegado a llamar como “el efecto de la disposición”. Esto fue precisamente lo que encontraron Shefrin y Statman (1985) al analizar datos que incluían la información sobre cuentas privadas en el periodo de 1961-1981. Vieron como los inversores tienden a vender demasiado pronto y aguantar las pérdidas.

En 1998 Odean estudió más de 10.000 cuentas. ¿Qué encontró? Que los inversores, entre otros datos, tendían a mantener una acción perdedora 124 días de promedio frente a los 104 días que de media se mantenía una acción rentable. Parece que una acción rentable quema en las manos y hay que soltarla antes.

Conclusión: No somos perfectos y no estamos hechos para hacer trading, por tanto no podemos evitar tomar una y otra vez malas decisiones. ¿solución? ¿podemos ponernos reglas por adelantado que tomen las decisiones por nosotros en vez de improvisar un plan? Parece que no hay otra forma. Mientras tanto, seguro que en este número de Hispatrading, que tienes delante, puedes obtener muy buenas ideas sobre cómo mejorar o crear tus propias reglas.